lunes, 29 de junio de 2009

principales caracteristicas de un buen logotipo

Originalidad.
de poco sirve un logotipo si carece de originalidad y por tanto de personalidad propia.









Estética.
El diseñador debe estar al tanto de los gustos y tendencias de diseño del momento. Aun así debemos aclarar que algunos logotipos han fracasado a veces por ofrecer diseños tan sumamente vanguardistas que no han llegado a “calar” en el público. Desgraciadamente hay logotipos que se han hecho más famosos por la polémica suscitada que por su calidad, unas veces porque emisor y receptor no se encontraban en la misma línea de gustos y tendencias y otras veces porque algunos diseñadores se afanan una y otra vez en buscar soluciones tan originales que al final resultan hasta retorcidas, en un alarde de pedantería artística . Por ello, las consideraciones de diseño se harán también en función del público a quien vaya dirigido (status socioeconómico y cultural, edad, etc.)




Expresividad
asociada al producto o a la actividad desempeñada.No tiene sentido elaborar un logotipo en el que no exista relación alguna entre la imagen y la actividad o las características propias de la empresa. Pero esa relación no tiene porqué ser si no queremos necesariamente formal, directa. Puede establecerse también de una forma menos evidente, pero igualmente expresiva a través de la simbología del color, forma, textura, por simple asociación de ideas o mejor una combinación de todo lo anterior.

Síntesis de formas.
esta característica es importante ya que le otorga al logotipo poder de fijación en el recuerdo. Jamás debemos de caer en el error de diseñar logotipos con formas complejas que, por una parte distraigan la atención sobre la idea principal que se intenta transmitir y por otra no permita una lectura rápida del mismo, yo diría casi instantánea. A veces los mejores logotipos son también los más simples. Véase el logo de Nike (una especie de coma que le confiere dinamismo y agilidad, muy propio para prendas deportivas) o El Corte Inglés (un triángulo verde que asemeja un retal de tela, en alusión a los orígenes de esta empresa como tienda exclusivamente de moda). Estos 2 ejemplos son de logos que, a pesar de su antigüedad siguen ahí sin cambios ni actualizaciones, al habernos ofrecido durante décadas una imagen inequívoca, reconocidísima y muy bien aceptada.



















Máximo dos o tres colores más el negro.

Esto es importante por una cuestión de economía. Los sistemas de reproducción en imprenta (offset) encarecen mucho a partir del tercer color. Por ello muchas empresas prefieren imprimir sus logos en escalas de grises.











Tipografía adecuada.
Por ejemplo, si buscamos un logo para una guardería usaremos una letra desenfadada, informal, que por una parte inspire confianza a los padres y por otra despierte nuestro lado más afectivo. Si las fuentes que tienes en tu ordenador son escasas puedes bajárte infinidad desde Internetet (fuentes True Tipe, de extensión .ttf) e instalarlas en Mi PC/ Panel de Control/Fuentes. De esa manera te aparecerán en todos los programas que tengas instalados.
Buen contraste en B/N. También es importante que los tonos elegidos ofrezcan buen contraste cuando se pase a blanco y negro, ya que es así como aparecerá posiblemente en facturas, circulares y algún que otro documento que se fotocopie. Siempre que se diseñe un logotipo en color se debe hacer esta comprobación.



















Dado que la característica primera del logotipo es su originalidad, como hemos comentado, no consideramos logotipo la escritura en sí con un determinado tipo de letra (simples rótulos), si ésta no está afectada de algún “toque” o característica diferenciadora, fruto de la creatividad e imaginación del diseñador gráfico. Por supuesto que esa característica diferenciadora no se elige al azar ni de forma caprichosa, sino que arrastra unas connotaciones comunicativas y expresivas que van íntimamente ligadas a la imagen que se quiere dar de una empresa y a la actividad que desarrolla.